Giros de Braza y Mariposa

Los giros de braza y mariposa son parecidos en las competiciones.

Giro de Braza y Mariposa (Click para ampliar)

En ambos casos, las manos tienen que tocar la pared al mismo tiempo para cumplir el reglamento.
Los dos giros son fáciles de aprender y pueden aplicarse inmediatamente sin realizar prácticas previas. El nadador imagina que está girando en torno a su hombro izquierdo. Se acerca a la pared de la piscina y al llegar, con los dos brazos extendidos, flexiona rápidamente los codos para acercarse a la pared con los hombros. Para facilitar el movimiento, la cabeza permanece baja.
Cuando la parte alta de la cabeza va a tocar la pared y se tienen las rodillas flexionadas hacia las caderas, se coloca la mano izquierda en el agua para mantenerse. El brazo derecho está flexionado por el codo y gira en circulo sobre el agua hasta unirse al izquierdo para iniciar el impulso. La cabeza sigue baja hasta que el brazo izquierdo se separa de la pared.


¿Qué diferencia hay, entonces, entre el giro de mariposa y el de braza?

Existen varias. La primera es que en mariposa, el nadador se acerca a la pared a mayor velocidad y por tanto tiene que flexionar los codos más deprisa cuando las manos tocan la pared al principio. También es mayor el impetu durante el giro de mariposa precisamente por la velocidad inicial. En braza se toma impulso a mayor profundidad para realizar un empuje bajo el agua. También se permite al nadador hacer un empuje completo y un recobro bajo el agua antes de sacar la cabeza a la superficie. El deslizamiento más profundo se puede realizar colocando los pies a mayor profundidad en la pared para que descienda también el centro de gravedad. Hay que estirar los dedos de las manos en diagonal hacia el fondo de la pared en el otro extremo de la piscina.

Empuje de Braza Bajo el Agua (Click para ampliar)


El empuje de braza bajo el agua se ejecuta al final del impulso del giro. Cuando el deslizamiento se hace más lento alcanzando la velocidad de natacion, se da una brazada larga y ancha. Cuando las manos quedan a nivel de los hombros, se empuja con ellas hacia las caderas. En efecto, las manos "se fijan" cuando están alineadas con los hombros y el cuerpo se impulsa pasando por entre las manos.
Mientras, se flexionan las rodillas y se levantan los talones preparándose para el recobro. Cuando las manos han alcanzado los laterales de los muslos, se recobran bajo el agua flexionando los codos y llevando las manos juntas hacia delante bajo el cuerpo. Las manos tienen que mirar hacia abajo, hacia el fondo de la piscina durante la fase de recobro. Cuando los brazos están recobrando, las piernas realizan una patada normal de braza para volver a situar el cuerpo en la superficie. Ahora la cabeza sale del agua y, con el cuerpo en linea recta y los brazos estirados por delante, ya se está listo para la siguiente brazada en la superficie.

Compartir