Métodos

Las formas básicas para el desarrollo de la flexibilidad son los métodos de ESTIRAMIENTO ACTIVO y el de ESTIRAMIENTO PASIVO.
El método ACTIVO consiste en buscar EL MÁXIMO ESTIRAMIENTO en una articulación con la sola participación y acción de las masas musculares que intervienen en el gesto a realizar.
El método PASIVO consiste en el MÁXIMO ESTIRAMIENTO utilizando el propio peso del cuerpo, la ayuda de otra persona o de un elemento.

Argumentos a favor y en contra del estiramiento pasivo (Dowsing 1978 Olcott 1980, Jacobs 1976).
A FAVOR
  • Los compañeros de equipo se interesan por los demás.
  • El entrenador tiene libertad para ir de un lado a otro.
  • Existe una mayor sensación de progreso cuando los compañeros pueden reconocer mejora en otros y se lo hacen saber.
  • Los ejercicios en pareja tienden a fomentar la unión del grupo. Fomentan el interes mutuo.
  • Los ejercicios en pareja se disfrutan más
EN CONTRA
  • El estiramiento extremo provocaría la activación de los órganos de Golgi.
  • El estiramiento pasivo puede resultar doloroso.
  • No habría ninguna conservación de la flexibilidad, puesto que el desequilibrio muscular no seria erradicado mediante el masaje inhibitorio de corta duración del órgano del tendón, por consiguiente no habría ningún aprendizaje motriz y ninguna mejora en la capacidad para el movimiento activo del músculo tenso o de su oponente.
  • Si se realiza con rapidez se activará el huso muscular complejo, y el resultante reflejo del estiramiento iniciaría la contracción del músculo, anulando de ese modo el objetivo del procedimiento.
El método activo nos da una idea parcial de la flexibilidad y además nos informa sobre el índice de fuerza que provoca el movimiento.
De todos modos no existe una diferencia absoluta entre ambos métodos, sino una complementación.

Compartir