Estilo Libre

El estilo libre, o crol, es la brazada más rápida. Lo fundamental a tener en cuenta en esta etapa inicial es la hidrodinámica. Cualquier movimiento lateral inadecuado provoca una reacción opuesta, lo que significa que el cuerpo va a bandear de un lado a otro.
Hay que tratar de imaginar que se nada en un tubo, un poco como el túnel del metro pero a escala mucho menor. El diámetro del tubo es de aproximadamente 1m y hay que evitar tocar sus paredes en los distintos movimientos. Para lograrlo, los codos deben flexionarse y mantenerse perpendiculares durante el recobro de la brazada. Esto se consigue tratando de mostrar gran parte de la axila al recobrar. Hay que relajar los dedos cuando miran hacia abajo, hacia la superficie del agua. Cuando se rema bajo el agua, las manos deben empujar hacia atrás, hacia el estómago y luego hacia los muslos.
Los nadadores utilizan diferentes ritmos en el crol. Estos ritmos dependen del número de patadas por cada ciclo de brazada. Por lo general se utilizan seis patadas por cada brazada completa —es decir, cada círculo de 360 grados descrito por ambos brazos— cuando se desea nadar rápidamente con una brazada más larga. Si se quiere nadar una distancia mayor, el ritmo de seis patadas fuertes resulta cansador y la mayoría de los nadadores optan por cuatro golpes, dos golpes o bien dos golpes con un cruzado (las piernas se desplazan lateralmente pero sin completar el movimiento hacia abajo).
La patada de dos golpes consiste en una patada hacia abajo con una pierna mientras la mano contraria inicia el impulso. Por ejemplo, la mano derecha se hunde y rema en el agua hasta el momento del agarre, al inicio del impulso. En ese momento, la pierna izquierda desciende hacia el fondo, en parte para equilibrar el cuerpo y en parte para propulsarlo. Cuando la mano izquierda entra en el agua se producen los movimientos contrarios.
La patada de cuatro golpes incluye un "cruce" de piernas. Al igual que en la patada de dos golpes, incluye dos movimientos descendentes; pero se producen al mismo tiempo dos patadas descendentes involuntarias con un cruzado, de tal forma que durante el movimiento hacia abajo la patada de una pierna se cruza con la rodilla de la otra pierna. La razón de este movimiento involuntario es simplemente equilibrar el cuerpo y contrarrestar cualquier movimiento lateral generado durante el ciclo de la brazada, o bien por los brazos, o bien por unos movimientos de respiración excesivos. En el entrenamiento para ponerse en forma, bastan patadas de cuatro o de dos golpes para cada ciclo de piernas.


Secuencia de brazada en estilo libre

Agarre, velocidad y propulsión de las manos

Los buenos nadadores dejan que entren las manos suavemente sin salpicar la superficie. Existe un breve período en el que las manos se estabilizan antes de agarrarse al agua. El punto en que se produce la toma se conoce como agarre.
El nadador debe procurar aumentar la velocidad de la mano durante la parte de propulsión del empuje —es decir, el periodo inmediatamente posterior al agarre. Cuando la velocidad de la mano ha alcanzado su máximo, tiene que cambiar de dirección. Si no logra cambiar de dirección, se escurre y no se agarra.
Se debe alterar continuamente la trayectoria de la mano para determinar la posición que cree el máximo de propulsión ascendente. Los nadadores más diestros, mueven las manos durante toda la brazada para evitar la resistencia de arrastre, y en crol y en mariposa tienden a meter las manos formando un ángulo, teniendo por delante el pulgar y el índice. Giran entonces la mano en la muñeca durante la propulsión hasta que el meñique va quedando alineado horizontalmente con la muñeca. Se facilita todo este movimiento si se gira el antebrazo de forma que intervenga en el impulso.

Claves técnicas

Posición del cuerpo

  • Se produce cierto grado de rotación del cuerpo en torno al eje lateral.
  • Mantener la línea del pelo por encima de la superficie cuando la cabeza mire al frente.
  • Al girar la cabeza para respirar, mantener la nariz por encima de la superficie.

Brazos

  • Flexionar los codos 90 grados con los dedos apuntando hacia el agua durante el recobro.
  • La mano penetra formando un ángulo de 45 grados.
  • Acelerar la mano durante el impulso.
  • Extender la mano hasta que el brazo quede casi recto durante el impulso.
  • Impulsar por debajo del cuerpo.
  • Completar el impulso bajando hasta las caderas antes de recobrar.

Piernas

  • La patada se origina en las caderas.
  • En el movimiento hacia abajo, mantener las piernas lo más rectas posible.
  • En la batida, mover los pies como si se quisiera desprenderlos.
  • Tratar de mantener las piernas bajo la superficie. Limitar el movimiento para que sólo sobresalgan del agua los talones.

Problemas frecuentes

Brazos

Problema: Se bajan los codos al penetrar la mano en el agua.
Solución: tratar de empujar con el antebrazo además de las manos.
Problema: se flexionan los codos, pero manos y antebrazos siguen quedando altos durante el recobro.
Solución: trata de acariciar la superficie con las puntas de los dedos durante el recobro

Piernas

Problema: las piernas se cansan rápidamente tras una brazada completa.
Solución: puede deberse más a la respiración que a las piernas. Asegurarse de expulsar todo el aire utilizado al final de cada brazada completa.
Problema: piernas quedan demasiado bajas en el agua.
Solución: si resulta difícil mantener las piernas elevadas, bajar la cabeza un poco más al mirar al frente, con la cara hacia el fondo.

Compartir