Metodología de los Estiramientos

La edad óptima para el entrenamiento de la movilidad se sitúa entre los 11 y 14 años(Semerjew 1976). El trabajo debe efectuarse durante éste périodo, y luego un trabajo dosificado para mantener la movilidad en el nivel óptimo alcanzado. (Zaciorskij 1972).
Durante la infancia y la adolescencia la movilidad no debe ser desarrollada indefinidamente pues podría tener consecuencias inoportunas para el desarrollo de otras cualidades motoras y provocar defectos de postura ( Weineck 1988).
Hasta los diez años el entrenamiento de la movilidad debe ser general ( Weineck 1988) Antes de la adolescencia es conveniente realizar estiramientos activos. Los trabajos de estiramiento se deben incluir en la entrada en calor del cuerpo. Los programas deben desarrollar desde la parte general a lo específico.
El entrenamiento de estiramiento debe hacerse de forma continuada, a ser posible diariamente, y lo mejor es hacerlo dos veces por día.
Los primeros estiramientos deben hacerse en forma suave con un mínimo de exigencia. Luego los programas deben seguir los principios de sobrecarga y aumentar gradualmente el tiempo dedicado al trabajo de flexibilidad.
Los ejercicios deben hacerse en forma bilateral. Utilizando siempre aquellos ejercicios que supongan el límite superior de la amplitud de movimiento. Deben trabajar sobre los flexores y extensores. Grosser,Starichka y Zimmermann 1988, Navarro 1992.
Durante los ejercicios de estiramiento es necesario que las partes tensas se relajen, tales como pies, manos muñecas y hombros. Los ejercicios estáticos deben copiar las técnicas de nado. Se deben utilizar diferentes formas de entrenamiento. No se debe realizar estiramientos en una situación de fuerte cansancio.
La ejercitación en varones debe ser mayor que en las mujeres, ya que son menos flexibles.
La flexibilidad tiende a ser altamente específica a un movimiento determinado, lo que implica que se puede tener una buena amplitud de movimiento en ciertas zonas y estar por debajo de lo normal en otras. (Holland 1968 y Harris 1969).
La flexibilidad debe estar adecuada a los requerimientos de la especialización deportiva.
Es importante llevar las articulaciones a sus amplitudes normales pues el desarrollo desmedido da lugar a deformaciones irreversibles de las mismas y de los ligamentos, que repercuten en forma negativa sobre las capacidades motoras.
El objetivo de estimular un desarrollo óptimo de la flexibilidad es la prevención de su retroceso y la conservación de la que el individuo aporta en su carga genética.

Compartir