Los Placeres del Agua

Es probable que la natación sea, como actividad, tan antigua como el hombre. En documentos antiguos y jeroglíficos se encuentran ejemplos de hombres nadando, que destacan los placeres que aporta la natación desde hace cientos de años. La diferencia fundamental entre la natación actual como deporte y la natación de antaño reside en las razones que mueven a practicarla. Mientras el hombre nadaba antiguamente por divertirse, por pelear en las guerras y por buscar alimentos, los objetivos son hoy bién distintos. En los últimos cien años, la natación ha pasado de ser un deporte ascociado con el placer, con la competición o con la seguridad, a contar con un cuarto objetivo igualmente importante —la salud y la puesta en forma.
Hasta comienzos de este siglo los libros hablaban de la natación como de un arte. Una vez más, hubo que esperar a estos últimos cien años para que se hablara de ella, con creciente insistencia, como de una ciencia.
En 1999, Gran Bretaña contaba con 3353 centros de ocio y de natación, de los cuales 816 contaban con una sola piscina. Había otros 2.500 clubes de fitness y gimnasios de los cuales un 62% incluían piscínas. Según los estudios de Mintel, las piscinas son, con diferencia, las instalaciones más populares de los centros de ocio, con un 61% de los visitantes que utilizan una piscina normal, un 22% un parque acuático y un 19% una piscina infantil. Si se tiene en cuenta que, en un mismo año, los centros de ocio y las piscinas tuvieron 340 millones de entradas, el número de personas que practican la natación anualmente en Gran Bretaña —un país rodeado de agua— es enorme. Si se incluyen aquellas personas que nadan en el mar o en aguas del interior, el total general se incrementa aun más. La natación puede presumir de ser una de las aficiones preferidas de Gran Bretaña, y en gran parte se debe al número de personas que la practican para la puesta en forma. El interés por la natación de competición no deja de crecer entre los adultos. En los Campeonatos Mundiales de Natación de Masters, celebrados en Munich en 2000, participaron unas 7.000 personas de 53 países.

Cada vez son más las personas que empiezan a reconocer las ventajas de estar en forma para vivir más años. Una dieta equilibrada, un menor nivel de estrés y mucho ejercicio son algunas formas de contrarrestar las presiones de la vida moderna. La natación tiene perfecta cabida en este esquema. Es uno de los pocos deportes que aumenta la resistencia, la flexibilidad y la fuerza, al tiempo que exige un menor esfuerzo al corazón, ya que su práctica elimina la sobrecarga adicional del peso del cuerpo. La natación es también una de las pocos actividades deportivas que se puede practicar durante toda la vida.

La natación tiene muy pocos secretos. Sin embargo se deben apuntar varias ideas importantes y consejos prácticos que pueden ayudar al nadador en general que quiera ponerse en forma o que pretenda mantener su forma física.

Compartir